17 junio, 2009

Opera Unite, no tan buena idea

Han habido otros intentos anteriores de introducir un servidor en el mismo navegador. ¿Para qué nos puede servir eso? Pues entre otras cosas para obtener una aplicación web que se ejecute en el mismo equipo, sin conexión... pero ¡espera! ¿No era eso lo que promete Gears y buena parte del estándar HTML5? Visto desde este punto de vista, Opera no ofrece más que Chrome que ya incluye Gears.

Por otra parte, Opera lleva innovando desde hace años y muchas de las características que hoy día traen los navegadores (pestañas, página personalizada de nueva pestaña, bloqueos de popups o sesiones) fueron inventados por ellos. Incluso en la versión anterior osaron integrar un cliente de BitTorrent. En este contexto, el de compartir, el nuevo Opera Unite puede ser un invento importante: compartir fácilmente información residente en nuestro propio equipo sin tener que preocuparse de proxies y otros problemas tradicionales (algo ya resuelto por no-ip.com). ¿Pero no hay otras tecnologías más apropiadas para ello como FTP o el propio BitTorrent? En cualquier caso tampoco es una idea nueva.


Instalado la beta de Opera 10 y activado el servicio a través del registro de una cuenta, obtenemos una página de inicio con la forma unite://equipo.usuario.operaunite.com/_root/content/ que resulta accesible desde cualquier punto de Internet cambiando el protocolo de unite:// a http://. Pero para evitar tener que pelearse con configuraciones de routers y demás, la información viaja a través de los servidores de Opera, aunque se esté sirviendo desde el mismo equipo desde el que se accede, lo que reduce sensiblemente la velocidad de respuesta. Luego hay otros puntos por resolver, como la seguridad y la disponibilidad, que evidentemente depende de que el equipo esté funcionando y con Opera corriendo en todo momento.

Los servicios que ofrece son:

  • Compartición de archivos: se selecciona una carpeta local con el contenido a compartir. Permite seleccionar quién tiene acceso y cómo (público, limitado con contraseña o sólo para el equipo local)
  • Nevera: para dejar notas al propietario del servidor (no deja de ser como el e-mail)
  • Reproductor de multimedia: para acceder a la librería de música y películas remotamente con las mismas posibilidades que la compartición de archivos
  • Compartición de fotos: ídem que el anterior pero con fotos
  • Un chat de grupo con control del propietario y alojado en el propio equipo
  • Servidor web: permite indicar una carpeta que contendrá proyectos web que pueden ser publicados para wur otros usuarios los visiten. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los servicios ofrecidos son muy limitados (páginas estáticas)
  • La idea es que otros servicios sean añadidos en el futuro, por parte de Opera o de terceros mediante JavaScript ejecutado en el servidor en forma de Widgets

Personalmente no me gusta la idea tal y como Opera la ofrece. Sin duda es mucho más potente y con muchas más posibilidades que la tecnología de almacenamiento local y utilización del navegador sin conexión que ofrece HTML5/Gears. Igualmente hay que tener en cuenta que se trata de una beta. Pero quizá algunas de las decisiones técnicas tomadas se alejan un poco de los estándares que han estado proponiéndose en los últimos tiempos, desde el W3 Database API hasta la idea de empaquetar en un mismo archivo todo el código, evitando absurdamente una de las mayores ventajas del desarrollo web: usar un simple editor de texto para modificar el código, guardarlo y ver los cambios en el navegador.

Publicar un comentario en la entrada

Últimos links en indiza.com