20 junio, 2009

La desfachatez de la E azul

Está mal abandonar a los usuarios de Internet Explorer durante cinco años (Agosto 2001-Octubre 2006), lo que podríamos equiparar a que un fabricante de automóviles no diseñe un nuevo vehículo durante 30 años. Y está mal despertar del letargo sólo porque la competencia ha estado haciendo los deberes hasta el punto de conseguir arrancar un pedazo del pastel pese a la integración de Windows con el sistema operativo y su ya famoso icono azul titulado "Internet" sin más.



Las versiones 7 y 8 se han sucedido más rápidamente, pero el camino que ahora debe recorrer Microsoft para ponerse al día con los estándares es, todavía, muy largo. Con una tendencia muy marcada a inventar por su cuenta, su último navegador queda muy atrás en cuanto a velocidad o respeto a esos estándares, a los cuales, por cierto tiende a menospreciar tal y como indica claramente Ian Hickson (el responsable de la especificación HTML5) en esta entrevista:

Personalmente me gustaría que Microsoft se implicase más con HTML 5. Han enviado muy pocas respuestas a lo largo de los años, muchísimas menos que el resto de fabricantes. Incluso cuando se les ha solicitado su opinión sobre características que estan implementando, raramente recibo una respuesta. Es muy triste. Si les envío un e-mail con una pregunta sobre qué puedo hacer para ayudarles, normalmente no recibo respuesta; como mucho recibo una promesa de que me contestarán más adelante, pero eso es todo.

En este contexto en el que siguen manteniendo una más que importante cuota de mercado (recordemos que para muchos usuarios, "Internet" sigue siendo ese icono con una "E" azul) al tiempo que mantienen un desprecio evidente ante los estándares acordados por todos, resulta especialmente provocativo lo que ha sucedido esta semana.



Mentiras para vender: Firefox viejo, Safari aburrido y Chrome oxidado


Hace relativamente poco que la versión 8 de su navegador está disponible para descargar, y Microsoft no deja de ser una casa de software con un departamento tradicional de márketing. Está demostrado que la inmensa mayoría de internautas no sabe distinguir el navegador de un motor de búsqueda como Google. Sin embargo, su nueva campaña está basada en insultos a la competencia (Genbeta, Ajaxian, WebReflection) y falsedades para encubrir las enormes carencias del navegador de Microsoft.

Probablemente Microsoft se encuentra en la incómoda situación en la que no quiere invertir en un producto que no le genera beneficios y que además amenaza a Windows, pero tampoco desea que la competencia siga en esa vorágine de mejoras continuas en la que está sumida y que poco a poco están desplazando su producto gratuito. Con esos precedentes, quizá pueda entenderse la decisión de atacar a la competencia como un intento desesperado de conservar cuota de mercado con un navegador que no quiere evolucionar.

Por ello resulta enormemente ofensiva la página de promoción del nuevo Internet Explorer y la comparativa con la competencia, plagadas de incorrecciones, medias verdades y, ¿por qué no decirlo?, auténticas mentiras para intentar demostrar lo indemostrable: que IE no sólo está a la altura del resto (recordemos que llevan 5 años de retraso) sino que además es mucho más mejor que ellos. Aunque para "demostrarlo" tachen de mitos...
  • la lentitud (más que demostrada con todas las comparativas de estos últimos meses)
  • la seguridad (todos hemos visto instalarse "software" automáticamente al visitar una página con IE)
  • la menor riqueza respecto a Firefox (ya quisieran tener una décima parte de las extensiones de éste)
  • y que su navegador no respeta los estándares, ante lo que tienen la enorme desfachatez de afirmar que "Internet Explorer 8 pasa más casos de prueba del W3C que cualquier otro navegador".

Lo peor de todo es la sensación de que, conscientes de que no van a alcanzar el nivel al que ahora mismo están Chrome, Safari, Opera o Firefox, optan por la opción más fácil: invertir en desprestigiar a la competencia, aunque con ello detengan el progreso de las tecnologías web durante unos cuantos años más. Quizá legalmente toque callar, pero moralmente merecen que su flamante E azul deje para siempre de estar unida a la palabra Internet. Lástima que sólo siga siendo un deseo...

Publicar un comentario en la entrada

Últimos links en indiza.com