03 septiembre, 2008

¿Un antes y un después?

Repito las siguientes frases del post oficial:

  • Como la página de inicio de Google clásica, Chrome es limpio y rápido. Se aparta de tu camino y te lleva donde quieres ir.
  • Un motor de Javascript, V8, para mover la siguiente generación de aplicaciones web que ni siquiera son posibles en los navegadores actuales.
  • Este es sólo el principio.
  • Hemos usado componentes de Apple's WebKit y de Mozilla Firefox entre otros [...]. Esperamos colaborar pcon la comunidad entera para ayudar a llevar hacia adelante la web.
En página dan detalles del motor de Javascript y de las optimizaciones implementadas. Sobre esto, Simon Willison destaca el uso de clases ocultas para optimizar la obtención de propiedades de los objetos y un poco de información sobre la generación de código máquina y el trabajo del colector de basura (garbage collection). El código fuente completo está disponible en el proyecto Chromium de Google Code.

Todavía está plagado de detalles por corregir. Por ejemplo no funciona la rueda del ratón o la gestión de procesos correspondiente a pestañas no parece corresponderse totalmente. También he tenido problemas para acceder a las páginas que albergo en el trabajo, aunque después he encontrado la opción "Utilizar la precarga de DNS para mejorar el rendimiento de carga de páginas" que denota el afán por arañar milisegundos de cualquier sitio para optimizar la carga de páginas, pero que en mi caso puede suponer un problema por el cambio de DNS que hago periódicamente para acceder a mis sitios.

Respecto a las implicaciones, Enrique Dans hace un análisis de mercado, mientras que John Resig habla de las implicaciones del cambio de arquitectura remarcando acertadamente que exponer el consumo de recursos de cada página va a suponer una carga adicional a los desarrolladores de páginas y aplicaciones web. Varios sitios apuntan a que, sin lugar a dudas, se va a convertir en uno de los navegadores principales de forma casi inmediata. Conviene recordar que hace 4 años Google descartaba pisar este terreno. Probablemente, el crecimiento de Firefox 3 por debajo de las expectativas de Google y el que Internet Explorer (los que más incumplen los estándares) sigan con una cuota de mercado tan exagerada ha motivado que Google decida tomar cartas en el asunto. No son los únicos convencidos de que cuando la cuota del navegador de Microsoft pierda posiciones, los estándares web experimentarán un empuje tremendo fruto de la enorme cantidad de tiempo que todos los programadores perdemos en "compatibilizar" nuestro trabajo con ese navegador.

Algunos análisis destacan la velocidad del motor de renderizado (que es Webkit, el mismo que Safari, el iPhone y Android) y del motor de Javascript. Las pruebas muestran que, aún estando en beta, ya es tres veces más rápido que Firefox 3.1. Incluye herramientas para depuración que aún están lejos de Firebug pero que resultan más que completas para ser la que viene incluida con el navegador sin plugins adicionales.


En resumen, aunque supone una amenaza evidente para Firefox, el objetivo parece ser terminar con la hegemonía de Internet Explorer de una vez, usando para ello un navegador rápido, simple y atractivo y respaldado por una compañía que, ahora sí, todo el mundo conoce. Deseémosle suerte.

Publicar un comentario en la entrada

Últimos links en indiza.com